Sanlúcar de Barrameda donde el Guadalquivir penetra en el mar de Cadiz es conocido por sus espectaculares puestas de sol con Doñana enfrente. Sin embargo, hoy no nos adentramos en su increíble patrimonio histórico, sino en su patrimonio gastronómico. Nuestra nueva oficina Renovatia en Sanlúcar da fe de ello. ¡Id abriendo boca!

La extensa oferta gastronómica de Sanlúcar se basa en tres importantes pilares: los productos de su huerta, los de sus bodegas, y las capturas de nuestro mar. Y es que Sanlúcar es un destino de bodegas y mariscos.

El pescado y en especial el langostino

El pescado y el marisco de Sanlúcar, y de entre ellos el langostino, posee una fama que ha trascendido nuestras fronteras. Este éxito se debe a sus propias cualidades de sabor y textura, así como a la sencilla manera de efectuar su cocción y presentación.

Algunos lugares donde poder degustar este pescado son sin duda los clásicos Casa Bigotes o Joselito Huertas o los bares del centro como Casa Balbino o el Barbiana.

En Sanlúcar tienen tanta fama los propios productos como los platos elaborados con éstos, conformando su base culinaria ricos guisos de auténtico sabor marinero como la raya a la naranja agria, el rape al pan frito, la sopa de galeras, etc. Un sabor que te seducirá casi tanto como sus puestas de Sol

La cuna de la manzanilla

Sanlúcar es la cuna de la manzanilla y es conocida por las múltiples bodegas que jalonan el municipio. Las Bodegas Barbadillo se han convertido en el Museo de la Manzanilla. Una visita ineludible para conocer los secretos de nuestro vino. Otra opción para degustar la manzanilla gaditana son las Bodegas Hidalgo – La Gitana, una de las manzanillas más conocidas internacionalmente.

Eso sí, te invitamos a callejear por Sanlúcar y probar en cualquiera de nuestras terrazas un buen vaso de manzanilla frente a un plato de langostinos. ¿Te animas?