Si tras sopesar los pros y los contras has decidido diseñar tu cocina abierta al salón, te acercamos 5 prácticos consejos para integrar ambas estancias en un único espacio. Una forma original de que dos espacios convivan de la mejor forma posible.

Adquiere Electrodomésticos silenciosos

Ten en cuenta que salón y cocina serán el mismo espacio por lo que a la hora de elegir electrodomésticos opta por aquellos con menos decibelios. Un error muy frecuente a la hora de diseñar tu cocina abierta al salón es solo tenerlo en cuenta en la campana, pero no hay que olvidarse de lavadoras, secadoras y lavavajillas que pueden resultar igual de ruidosos. A nadie le resulta agradable ver la tele en el salón con el ruido del centrifugado.

Deja de lado el alicatado de las paredes

Para una mayor armonía de las dos estancias, opta por pinturas plásticas fácilmente lavables y anti-moho. Son fáciles de mantener y se integrará mejor con el salón. Para la zona de los fuegos puedes optar por usar el mismo revestimiento de la encimera, acero inoxidable o espejos.

¿Y el suelo?

Para el suelo tenemos dos opciones. Utilizar el mismo suelo para la cocina abierta y el salón, generando amplitud u optar por dos suelos diferenciados. Te recomendamos la segunda opción si el suelo es de madera maciza ya que soporta mal las inclemencias a las que se verá sometido en la cocina (humedad, grasa, manchas,).

Mejor electrodomésticos panelados

En cocinas abiertas al salón recomendamos utilizar en la medida de lo posible electrodomésticos panelados. Es una manera sencilla de asegurarnos que el diseño de la cocina se integra con el salón.

Un mobiliario con acabados similares al salón.

En cocinas abiertas al salón olvídate de los acabados alto brillo y colores vibrantes. Opta por acabados mate o madera de forma que parezcan librerías, consolas o armarios de salón, en lugar de los clásicos muebles de cocina.

Y tú, ¿cómo has decidido diseñar tu cocina abierta?